· 

Las diosas de cada mujer


En este libro la Dra. Jean Shinoda Bolen, tras un largo recorrido con años de investigación que la avalan, desarrolla arquetipos psicológicos femeninos tomando a las principales diosas de la mitología griega como ejemplos. Así describe que la mujer con una Hera fuerte tendrá como prioridad desenvolverse como esposa leal, mientras que otra con rasgos predominantes de Artemisa será más independiente, con objetivos claros y concretos que pondrá por encima de todo lo demás. 

 

Shinoda Bolen separa a estos arquetipos en tres categorías: 

 

* Diosas vírgenes: Como arquetipos expresan la necesidad de autonomía en las mujeres y la capacidad que tienen en centrar su consciencia en lo que tiene sentido personalmente para ellas. Artemisa y Atenea representan la actitud de ir directamente a los objetivos y el pensamiento lógico; están orientadas hacia al logro. Hestia es el arquetipo cuya atención esta enfocada hacia dentro, hacia el centro espiritual de una mujer. Las tres persiguen sus metas de manera activa, no tienen vínculos emocionales dependientes. 

 

* Diosas vulnerables: Representan los papeles tradicionales de la esposa, la madre y la hija. Están orientados a las relaciones, cuyas identidades y bienestar dependen de tener una relación significativa. Expresan la necesidad de afiliación y vinculación. Están armonizadas con otras personas y son vulnerables. Estás diosas: Hera, Deméter y Perséfone fueron violadas, raptadas, dominadas y humilladas por dioses masculinos. Cada una sufrió a su manera generando un crecimiento interno a través del sufrimiento. 

 

* Diosas alquímicas: El arquetipo de Afrodita, diosa del amor y la belleza, motiva a las mujeres a perseguir intensamente las relaciones más que la permanencia, a valorar el proceso creativo y a estar abiertas a cambiar. 

 

Con una prosa ágil, recorre los mitos griegos más representativos, las costumbres de las sociedades matriarcales; cómo fueron aplastadas por el patriarcado, anécdotas e historias de sus pacientes femeninas a través de los años que trabajó en consultorio y un extenso desarrollo de cada arquetipo ya mencionado.

Lo que más que impactó del libro es lo diferente que podemos ser las mujeres entre sí, pero al mismo tiempo lo limitadas que estamos en una sociedad machista, en especial, sí lo comparamos con la variedad de arquetipos masculinos que existen. También como a lo largo de la vida un arquetipo toma más relevancia que otro, mientras que algunos deberán ser cultivados sí queremos hacer uso de ellos.

Me sirvió tanto para conocerme como para comprender a otras mujeres. El capítulo que más disfruté es el dedicado a las diosas vírgenes, en especial, al arquetipo Artemisa, con el que más de identifico.

Este libro me gustó tanto que teniéndolo en PDF, lo compré igualmente en papel. Forma parte de mis favoritos y cada tanto lo releo. Me atrevo a expresar que todas las mujeres deberían leerlo para entrar en contacto con sus diosas interiores.