· 

Mitología griega


Este libro de Francisc L. Cardona fue un regalo que me hizo mi tía, yo tenía 12 años, entramos en una librería y me dijo: Elegí el que más te guste. Por aquel entonces la mitología griega era uno de los temas que más me fascinaba, sus dioses tan cercanos a nosotros. Sus miserias y sus logros tan próximos a nuestra sociedad occidental. Como dijo Carl Rogers "un mito es algo que nunca pasó pero siempre está sucediendo" así adentrarse en sus historias es penetrar de alguna forma, en nuestra propia psique. 

Hace algunos años cuando me inicié en el mundillo de la astrología volví a releer este y otros libros del tema, ya que sus dioses son metáforas para explicar la función de cada astro o planeta (por ejemplo Venus es Afrodita, Hermes es Mercurio, Hades es Plutón) Los mitos se utilizan para explicar los aspectos, el flujo y choque de energías pero ese esp tema para otro día.

Aquí vengo a recomendar este libro como iniciación en la mitología griega y no es que este sea el único o el mejor, es que es más que suficiente porque la manera de narrar que tiene Cardona es muy amena, con algunos diálogos que vuelven las situaciones entretenidas y que rozan lo literario. Bueno, de hecho, es casi literatura, se divide por capítulos con el título del mito a tratar. Uno de mis favoritos ahora y entonces, es El rapto de Pérsefone, mito que tiene muchas lecturas. En él, Hades el dios del inframundo, hermano mayor de Zeus y Poseidón, sale a pasear por la superficie, algo que no hacía con frecuencia dado que era más ermitaño y pocas veces dejaba su morada. Paseaba por el bosque con su carro tirado por caballos negros con su casco protector que le otorgaba invisibilidad, hasta que la vio:  era una joven de simple belleza, con una corona de flores y un vestido largo blanco, observaba su propio reflejo en el arroyo. Fue tal el deseo que embargó al dios que se acercó sigilosamente, la tomó con fuerza entre sus brazos y se la llevó al inframundo sin titubear, sin mirar atrás. Un escándalo estalló en el Olimpo, centro de reuniones de los dioses más importantes. La joven secuestrada era Pérsefone, hija bastarda de Zeus con Demeter, diosa de la flora. Fue tal el disgusto de la madre que arrasó con vientos huracanados, marchitando toda vida vegetal. Todos clamaban al dios líder que se ocupase en persona del asunto, así que este, como buen ejecutor mandó a su mensajero Hermes a dialogar con Hades para que devolviese a la joven. Este accedió pero con trampa, antes de irse le dio de comer a Pérsefone unas semillas de granada, sellando su destino. Los dioses son inmortales pero aquellos que coman frutos del inframundo están condenados a volver a ese lugar. Cuando Zeus se enteró de esto, concertó el matrimonio entre Hades y Pérsefone, ahora ella sería la reina del bajo mundo. Todavía faltaba arreglar el asunto de Demeter, quien no estaba contenta con la unión, así que Zeus dispuso que Pérsefone pasaría seis meses con su madre, en la superficie, y seis meses con su esposo, en el inframundo. De ahí se desprenden las cuatro estaciones del año; la tierra florece en primavera/ verano cuando madre e hija están juntas y por el contrario, las hojas se marchitan con la llegada del otoño/ invierno, cuando es el turno del matrimonio. 

Digamos que lo narré rápido y sin descanso, Cardona lo hace con más destreza y de paso nos enteramos quién es Zeus y porqué él es el que comanda a su hermano mayor. Todos los dioses tienen su historia, su origen, su descendencia que sirven para explicar los orígenes de nuestra civilización occidental y patriarcal. Es interesante desde el punto de vista histórico como del psicológico, o como simple entretenimiento. Encontraremos aquí la compleja naturaleza humana encarnada en estos dioses a los que tributar. ¿Ustedes ya saben con cuál se identifican?