· 

Cine: Incident in a Ghostland


Incident in a Ghostland (Pesadilla en el infierno en Latinoamerica) es un viaje intenso, tomar precauciones.

Pascal Laugier, su director, nos introduce en el limbo de Beth; una joven pre-adolescente introvertida y miedosa que, para solventar su falta de autoestima, sueña con llegar a ser una reconocida escritora de terror. Su inspiración mayor es H.P.Lovecraft (¿quién no?) a quien admira e imita a la hora de escribir. Junto a su mamá y su hermana mayor se mudan a la casa de la tía, quien ha fallecido dejando la propiedad como herencia. 

Desde que cruzan el umbral de la puerta, se puede apreciar en la ambientación (punto a favor para el equipo de Dirección de Arte) que a esta mujer le costaba crecer y dejar el pasado atrás, dado que el lugar se encuentra atestado de todo tipo de muñecas antiguas y tétricas. Pero esto es un mero detalle, puesto que el conflicto mayor proviene de un par de psicópatas que irrumpen la noche de la mudanza, para quedarse.

Una de las áreas que más rescato es el maquillaje verosímil en las actrices principales. Estamos acostumbrados a las películas de terror en donde los personajes sufren magulladuras y todo tipo de torturas y golpes, pero siempre se ven impecables, en cambio, acá tienen la cara hinchada y moretones, eso le da un agregado de que esto va en serio. 

Punto a favor para los villanos, a quienes no voy a describir para no quitarles el misterio. 

La historia retrata de manera simbólica, el miedo a crecer, la evasión de la realidad cuando esta se torna insoportable y el vínculo entre las hermanas, en donde reside una de sus mayores fortalezas. Como fan, aprecio mucho el tributo que se le hace a Lovecraft; hay una de las escenas que es una gran exclamación.