· 

Los elementales


Me enteré de la existencia del libro por una cuenta de Instagram. Lo primero que vi fue la tapa; una casa vieja estilo victoriana en color negro (parecía un vector) con un cielo rojizo con el sol en lo alto, muy representativo del libro, después leí la sinopsis: las familias Savage y McGray se van juntas de vacaciones a Beldame en donde se erigen tres casas victorianas de frente al mar, pero la tercera casa esta siendo tragada por una duna, algo esconde el lugar aunque nadie quiere hablar al respecto...

El primer capítulo nos sitúa en el velorio de la matriarca Mariane Savage, allí el autor nos describe a los personajes principales destacándose la histrionica Big Barbara McGray, quien tiene un problema con la bebida lo que le acarrea problemas por no saber ubicarse. En la vida real, una persona así no me caería nada bien pero en la ficción la amé porque sí bien no lleva la acción principal adelante, es la que le tira la lengua a los demás, metiéndose y opinando de la vida de todos. Al haber varios misterios dentro de la misma familia Savage y luego en Beldame, con la tercera casa, un personaje así calza a la perfección, dándonos la oportunidad de ser nosotros, los lectores, los curiosos ávidos de información.

Un ritual muy extraño y macabro ocurre en el velorio, donde los hijos de la difunta deben clavarle un cuchillo al cadáver para evitar que se levante... esto es solo el principio de un sinfín de situaciones extrañas que se van sucediendo a medida que avanza la historia.

El escritor juega con el humor negro, algo que vuelve la lectura muy entretenida, los personajes son variopintos y estrafalarios; todos guardan secretos, muchos secretos. Plantea un escenario paradisíaco en donde los elementos naturales y mundanos se retuercen hasta convertirse en figuras siniestras que pueblan todas nuestras pesadillas. La arena, por ejemplo, no podré volver a verla de la misma forma, no después de Los elementales. Me resulta extraño que Hollywood no haya explotado esta novela en el mundo audiovisual, es creativa pero no porque plantee "un algo" original sino porque reinventa las historias de casas encantadas y es ahí, precisamente, donde radica su mayor merito. 

Hay muchos pasajes del libro interesantes pero se me grabó a fuego una linea de dialogo que dice el loro Nails: ¡Las madres Savage se comen a sus hijos!

Personaje favorito: Big Barbara

Momento predilecto: Hay muchos, elijo cuando Daulphin y Odessa van a limpiar el nicho de la familia Savage encontrándose con una "sorpresita"

Recomiendo leerlo en la playa, de noche o cuando haya una tormenta feroz, no van a poder dormir.