· 

La Condesa

La condesa es una novela de ficción histórica. Esto implica que toma elementos basados en documentos biográficos, en este caso sobre Erzsébet Báthory, para condimentarlas con una buena cuota de especulación, imaginación y conjeturas sobre lo que pudo haber llevado a esta mujer aristócrata a quedar en las páginas de la historia humana como una asesina de jóvenes, a las que supuestamente, usaba para rejuvenecerse bañándose en su sangre. 

La autora, Rebecca Johns, nos humaniza a Erzsébet mostrando las costumbres de su tierra natal, su matrimonio arreglado y la carga que pesaba sobre su espalda en una sociedad patriarcal en la que la mujer no era mas que un instrumento que servia para dar a luz a un heredero varón y/o un adorno para su marido. Para una mujer que no cuestionaba, que no pensaba y que no tenía ambiciones, cumplir con el rol de dama, madre y esposa ejemplar podía ser incluso, visto como algo honorable, pero para una mujer con ambiciones, inteligente y decidida seguramente es y habrá sido, un martirio. 

Esto último es lo que nos muestra la escritora, incluso la violencia y el sadismo entran en la vida de Erzsébet como forma de comunicarse con su esposo. Es en un capítulo avanzado del libro, quizás uno de los más memorables, en donde Erzsébet cumpliendo con su rol de señora de casa, castiga a una de sus sirvientas por faltar a su deber. Es entonces cuando el marido es testigo del lado oscuro de su esposa, despertando el deseo sexual, nulo hasta el momento. Así, se produce el primer encuentro intimo real y verdadero entre ambos, fortaleciendo el vinculo. 

Pero no quiero confundir al lector, esta novela no narra una historia de amor, es un relato sobre el horror de estar atrapado en el deber ser, preso de una sociedad violenta en donde cada toma de decisiones, genera enemistades que más temprano que tarde, tomarán revancha. De hecho, no es casual que Rebecca empieza la historia por el final; la condesa encerrada en una torre, condenada a pasar el resto de sus días sin contacto humano, sin ver la luz del sol, sin poder comunicarse con su hijo al que le escribe una carta con su historia, segura de que no llegará a su destinatario. 

Para los que no conocen la leyenda de Bathory, es una buena manera de introducirse bajo su piel. 

Para los que sí conocen a la Condesa sangrienta, es un punto de vista diferente que vale la pena leer. Después de todo, todos los monstruos son humanos...o eso parece.



Sobre la historia (extraído de Wikipedia): La condesa Erzsébet Báthory de Ecsed (Nyírbátor, Hungría, 7 de agosto de 1560-Castillo de Čachtice, actual Trenčín, Eslovaquia, 14 de agosto de 1614) fue una aristócrata húngara, perteneciente a una de las familias más poderosas de Hungría. Ha pasado a la historia por haber sido acusada y condenada de ser responsable de una serie de crímenes motivados por su obsesión por la belleza que le han valido el sobrenombre de la Condesa Sangrienta: es la mujer que más ha asesinado en la historia de la humanidad, con 650 muertes.

Según algunas opiniones, los crímenes atribuidos a la condesa pudieron ser invenciones de sus enemigos en un contexto político muy complejo para buscar su perdición y su muerte.