· 

El despertar de los lobos


"Estamos siendo perseguidos por algo que tiene garras. Ellos existen, no lo olviden. Han existido por miles de años. Nosotros señores, los hemos visto. Y son horribles. También son muy veloces y muy, muy inteligentes. La gente antiguamente los llamaba licántropos. Ahora nadie los llama de ninguna manera, pues han desarrollado una gran habilidad para borrar las huellas de su paso. Y por lo tanto ni siquiera hay una leyenda. Pero ellos están aquí. No les quepa ninguna duda."

El escritor de El ansía (aquella novela de vampiros que tuvo su adaptación al cine de la mano de Tony Scott) escribió primero esta historia en el año 1978, que le da una vuelta de tuerca más que interesante al mito del hombre lobo. 
En el crudo invierno de la ciudad de New York, dos policías son salvajemente asesinados por animales en un depósito de autos. Los detectives Becky Neff y Wilson son asignados al caso, quedando apabullados frente a los restos de sus compañeros, encontrando en el lugar huellas de animales. Así se inicia una investigación que no tiene pies ni cabeza para mentes racionales y, que chocan con los intereses políticos de los funcionarios que dirigen el departamento de policía. 
Strieber maneja muy bien los tiempos generando suspenso en cada capítulo que compone esta apasionante historia de terror. Uno como lector, puede sentir como crece la desesperación de los personajes frente a la amenaza desconocida con la que tienen que lidiar. 
En paralelo el autor nos muestra el punto de vista de los hombres lobos o lobo hombres, generando empatía por quienes son los depredadores de nuestra especie. Nos da la información justa para comprender como se manejan entre ellos, pero no por eso el suspenso ni la ansiedad, cesan.
Es una novela corta, creo que eso es lo que la hace tan adictiva (la devoré en 24 horas literalmente) lo cual es un punto fuerte porque muchos libros de este género pecan de tener mucho relleno y eso le quita intensidad a la lectura, punto fundamental para generar miedo. 
Sin dudas, es el mejor libro relacionado con licántropos que leí, un MUST para los adoradores de los lobizones. 
Los personajes humanos están bien delineados: sus intereses, sus objetivos, sus sentimientos, lo justo y necesario para saber con quienes estamos lidiando sin caer en detalles superfluos, ni anécdotas del pasado; recursos que algunos autores han gastado repetidamente. La dinámica de equipo de los detectives es una delicia, el humor cínico le añade condimento al dramatismo de las muertes y a la carrera contra reloj con la que se van desencadenando los hechos. No cae en lugares comunes como la luna llena o las balas de plata, aquí las circunstancias son más "realistas", verosímiles, esto es serio, es grave, podría suceder. Eso me encanta, que lo haga "cercano". 
El clímax te deja con los pelos de punta y el final, punto aparte para el final. Sólo voy a decir: ¡Quiero más!