· 

La cámara sangrienta


Angela Carter fue una escritora británica que buscó a través de las historias que componen este libro, revisionar los clásicos cuentos de hadas como Barbaazul o Caperucita roja. 

Con una visión feminista, muchas de las protagonistas de estas narraciones dejan atrás la tradición pasiva para convertirse en artífices de su propio destino. Así vemos que Caperucita no le tiene miedo al lobo sino que por el contrario, termina dominando. O que a la Bella ya no le interesa ser el romance de una bestia violenta, el hechizo no se rompe y él no se transforma en príncipe. 

En estos cuentos, ellos son siempre feroces, listos para devorar a sus presas femeninas que se muestran delicadas en un principio para luego sacar la garra y mostrar los dientes, porque ya no se dejarán oprimir más por el rol sumiso de damisela en peligro. 

En estas diez historias, la sexualidad cumple un papel fundamental, casi como hilo conductor. Si el patriarcado ha usado a su antojo el poder sensual de la mujer para su propio placer, estas protagonistas se harán con él, recuperando su instinto salvaje, ganando libertad. "El rey de los trastos" es un buen ejemplo; quiere construir una jaula para convertir a una joven en un bello pero oprimido pájaro. 

También son féminas que defienden y salvan a otras de las garras de los monstruos, como sucede en "La cámara sangrienta". 

Con una prosa exquisita, que en algunos casos toca lo surrealista, Carter conduce al lector a través de un laberinto tan distinto de nuestra realidad, y a la vez tan cercano. 

La menstruación, el despertar sexual, el deseo, están presentes en cada una de estas historias, desplegando y abriéndose como los pétalos de una rosa. 

A continuación, un breve repaso de cada una:

 

* La cámara sangrienta: diabólica reversión de Barbaazul. Una joven virginal es vendida a un ricachón, quien se la lleva a su oscura morada en donde se oculta un terror visceral y repulsivo. 

 

* El cortejo del señor León: La bella y la bestia. Quizás sea el "feliz" de los cuentos. La soledad es uno de los temas que retrata, muy similar al espíritu original.

 

* La novia del tigre: Otra versión de La bella y la bestia. El padre de Bella, la pierde en una partida de póker. Ofendida por ser tratada como objeto, Bella es obligada a vivir en el palacio con la bestia. 

"Me regodee en las maravillosas supersticiosas de mi infancia el día en que mi infancia terminó. Porque ahora mi piel era mi único capital en el mundo y hoy haría mi primera inversión."

 

* El gato con botas: El que me pareció más aburrido a pesar de que pretende ser cómico. Muy inferior al resto. No conserva nada del cuento original. Pretende ser un enredo de engaños e infidelidades.

 

* El rey de los trasgos: Sin lugar a dudas, el más poético de todos. Una narración surrealista que acontece en lo profundo del bosque, a través de descripciones oníricas que buscan plasmar, la identidad y la libertad, que van de la mano.

"Sus ojos son muy verdes, como de mirar mucho el bosque. 

Hay ojos que te pueden devorar."

 

* La niña de nieve: El más corto de los diez, me ha generado rechazo por su retrato de pedofilia que incluye una violación. 

 

* La dama de la casa del amor: La condesa, hija de Dracula, espera a sus amantes en una desgastada mansión para absorber sus vidas, prolongando la propia con vacío existencial que vuelve sus días rutinarios y aburridos. 

Este fue uno de mis favoritos, digamos que a partir de éste todos mejoran en calidad narrativa y se me hace difícil decidir cuál es mi favorito. Desde adolescente me atrapan los vampiros y este cuento honra a los clásicos góticos como "Carmilla" de Sheridan Le Fanu. 

 

* El hombre lobo: Inspirado en Caperucita roja, tiene una vuelta de tuerca que me ha sorprendido y encantado.

 

* La compañía de los lobos: Otra visión de Caperucita roja. Se narran varias historias con licántropos. De hecho tiene su versión audiovisual del mismo nombre, dirigida por Neil Jordan y estrenada en 1984.

"La muchacha rompió a reír; sabía que ella no era la carne de nadie. Se río de él en su cara, le arrancó la camisa y la tiró al fuego, sobre la estela voraz de su propia ropa desechada. 

Las llamas bailaron como espíritus de muertos en la Walpurgisnacht y los viejos huesos que estaban bajo la cama empezaron a tambalear terriblemente, pero ella no les prestó atención."

 

* Loboalicia: Este cuento lobuno se inspiró en "Alicia a través del espejo" de Lewis Carroll. Trata el descubrimiento de uno mismo, el despertar sexual, la primera menstruación, de una Alicia salvaje, abandonada por su madre y criada por una manada de lobos que pasa sus días limpiando y durmiendo entre cenizas, para un duque maldito que le es totalmente indiferente. 

Probablemente esté sea mi preferido aunque deberé evaluarlo conmigo misma y será un debate largo. 

"Creció con bestias salvajes. Si se la pudiera transportar con sus sucios harapos y su asilvestrada afección al Edén de nuestros primeros días, donde Eva y el cascarrabias de Adán descansan en un campo de margaritas, quitándose los piojos el uno al otro, quizá podría demostrar que es la niña sabia que los lidera a todos y que su silencio y sus aullidos son un idioma tan auténtico como cualquiera de los idiomas de la naturaleza. En un mundo de flores y bestias que hablan, sería un capullo de carne en las fauces de un león amable, pero ¿qué puede hacer la manzana mordida para volver a estar entera?"

 

Acompañan está edición las magníficas ilustraciones de Alejandra Acosta

Sólo una crítica a la editorial y es que podrían haber alternado los cuentos; en lugar de poner los dos de La bella y la bestia o los tres de Caperucita roja juntos, hubieran variado uno y uno. 

Fuera de este comentario, está edición de Sexto Piso es una belleza. Una pieza de colección para cualquier lector que quiera hacer crecer su biblioteca.