· 

Los sabuesos de la muerte


"Papá siempre ha dicho que una familia es una especie de seguro colectivo; que mientras uno vive y las cosas van bien nadie se preocupa, pero en cuanto sucede algo malo toda la compañía debe moverse para ayudar al que lo necesite."


Título: Los sabuesos de la muerte.

Autora: Mary Stewart.

Cantidad de páginas 467

Año de publicación original 1968

 

Charles y Christy Mansel dos jóvenes pertenecientes a una acaudalada familia inglesa, deciden visitar en Líbano a su excéntrica tía Harriet, que vive apartada del mundo en su palacio de Dar Ibrahim. La anciana dama lleva años recluida entre aquellos muros, rodeada de decadente esplendor, con la única compañía de su "médico" y de tres sirvientes árabes. Los dos jóvenes primos se resisten a aceptar la prohibición de su tía de que el recinto sea visitado; no sospechan que Lady Harriet tiene buenas razones para ahuyentar a posibles testigos de lo que está ocurriendo en los subterráneos de su palacio. Cuando ya han conseguido entrar, algo les recuerda de repente la leyenda según la cuál los fantasmales aullidos de los sabuesos de la muerte se oyen durante la noche sobre la casa donde alguien va a morir. Pero quizás sea demasiado tarde.

 


En Los sabuesos de la muerte o The Gabriel hounds en su idioma original, Christabel Masel, una joven inglesa adinerada viaja como turista con un grupo por el Líbano, en donde se encuentra por casualidad con su primo Charles, a quien no ve hace años. La química entre ellos se palpa de entrada y él la convence de abandonar el grupo e ir a visitar juntos a la tía Harriet, a quien no ven hace años. Esta mujer de carácter fuerte, conducta excéntrica para la época (1968) y para la cultura de Medio Oriente, despierta el interés de Christy. Es una viuda muy rica de ochenta años que compró el palacio Dar Ibrahim tiempo atrás, en donde vive desde entonces aislada junto a sus perros sabuesos, su caballo y un par de sirvientes. 

Por una serie de contratiempos, Christabel decide probar suerte sola en el palacio Dar Ibrahim conociendo al arqueólogo John Letmann, un hombre que le genera desconfianza al poner resistencia a la hora de concertar una cita con su tía y manejando a su antojo la administración del lugar. Sorprendida ante esta acción, tanto Christy como Charles deciden ir a fondo e investigar qué está sucediendo entre los muros del maravilloso palacio de Dar Ibrahim.

 

Lo que más destaco es el estilo narrativo de Mary Stewart que hace hincapié en los exóticos escenarios de Medio Oriente con los cuales quedé fascinada. Su detalle arquitectónico, las descripciones de la fauna y la flora del lugar, las costumbres de la gente y algo de la cultura del Corán generan una ambientación en la que una parece estar inmersa en un viaje como turista. También el contacto con los cinco sentidos retrandado los aromas tanto agradables como el café árabe que beben con frecuencia, o los desagradables como el hachís que fuman algunos.

 

El libro está escrito en primera persona a través de Christy, una joven decidida que se sabe plantar firme frente al conflicto y que no flaquea ante la adversidad. Esto, principalmente, me llamó la atención dado que este libro fue publicado originalmente en 1968 y así como tiene algunos conceptos que hoy quedaron obsoletos (como la demonización del Cannabis) también maneja otros que me hacen pensar que la autora fue una mujer audaz, transmitiendo esta cualidad a su estrella literaria. 

El personaje de Charles Mansel es un simpático caballero que seduce a su prima desde que se la encuentra en el mercado comprando unas sedas. Es importante pero no está presente en todo el relato. De esta manera no le hace sombra a Christy que es la verdadera heroína de la historia. 

El resto de los personajes juega un papel más funcional al desarrollo de la trama por lo que no ahondaré en ellos para no estropear la sorpresa. Sin dudas, el gran enigma gira en torno a la tía Harriet. 

 

Hago una aclaración que me parece muy importante; en algunos sitios de Internet vi que a este libro se lo cataloga como novela rosa y discrepo un poco ya que si bien hay un romance, este es completamente secundario. No soy amiga lectora de las historias románticas pero sí me gusta la aventura o los escenarios exóticos en donde hay un misterio, y esto es lo que vi en Los sabuesos de la muerte. 

Es la primera vez que tengo contacto con la obra literaria de esta famosa escritora inglesa y ha sido muy satisfactoria así que lo más seguro, es que vuelva a ella en un futuro. Una novela atrapante para las personas lectoras que buscan viajar a traves de las letras.