· 

La tienda


Esta novela de Stephen King transcurre en el pueblo de Maine que ha sido testigo de muchas desventuras; Castle Rock. 

Esta dividida en tres partes: 

 

Ya has estado aquí antes.

I. Celebración de la gran inaguración.

II. La venta del siglo.

III. Liquidación total.

Ya has estado aquí antes.

 

Un pueblo común y corriente o así es como nos lo quieren vender, pero uno sabe cuando se atreve a leer algo de King que todo lo común y corriente esconde algo perverso y sucio, algo oscuro que habita allí, escondido, tapado o reprimido debajo de lo común y corriente. Es por eso que ya de entrada nos advierten de las pequeñas disputas entre los habitantes del pueblo como por ejemplo, los roces constantes entre los catolicos, liderados por el Padre Brigham, y los evangelistas; con el Reverendo William Rose. Todo comienza cuando los catolicos deciden organizar una Noche de Casino para recaudar fondos y poder arreglar el techo de la Iglesia. Los evangelistas no se quedan atrás y deciden pegar carteles por todas partes descalificandolos.

"¿Has observado que los problemas y los agravios se componen mayormente de situaciones comunes y corrientes? Cosas sin ningún dramatismo."

Pero hablando de cosas, se acerca una tormenta a Castle Rock cuando Leland Gaunt decide abrir su tienda allí. Al principio no se sabe bien qué es lo que vende, pues el cartel reza: COSAS NECESARIAS (el titulo original del libro) y el primer comprador es un niño de 11 años, fanático del béisbol, que ve en la vidriera la figurita más difícil de encontrar: la de Sandy Koufax del '56. Lo que no sabe es el precio que va a tener que pagar por esa figurita, quizás un poco elevado, según la escala de valores de cada uno. Esta tienda se alimenta de los deseos más oscuros y su valor se eleva compra tras compra. Lo que parece en un principio un simple malentendido puede convertirse en una batalla campal que terminará con fuego, sangre y destrucción.

Stephen King vuelve a hacer uso de sus habilidades para describir la naturaleza humana más baja: el resentimiento, la envidia, los celos, la lujuria, la ira, lo elemental en cualquier sociedad humana en donde el amor, la esperanza, la paz, siempre quedan en un rincón, olvidados. 

Es maravilloso ver como va componiendo cada personaje: sus vidas, sus tragedias, sus ilusiones y frustraciones, los roces entre vecinos, casi como la vida real. El señor Gaunt, como buen vendedor sabe como hablarles a sus clientes, digamos que es muy... persuasivo. Tanto, que muchos de ellos no recuerdan el trato que hicieron y lo que les costará. 

Ironía y diversión perversa es lo que ofrece esta novela publicada por primera vez en 1991 y llevada al cine en 1992 (aún no pude ver la película) es como un gran puterio (chismorreo, chusmerio) elevado a la máxima potencia. Acá los rumores y chimentos MATAN. Casi como en la vida real destruyen los vínculos sanos. Una delicia del maestro King. 

 

"Una de las mejores cosas que hizo el Diablo es convencer a la gente de que no existe."