· 

Los túneles de huesos


Me va a costar ser objetiva con esta reseña ya que puedo exponer fehacientemente que me he vuelto fan de esta saga escrita por Victoria Schwab.

Antes que nada siempre la aclaración de que es un libro juvenil, se puede visualizar claramente en la portada. Apunta a un público infantil a partir de diez años en adelante.

Es la continuación de 'La ciudad de los fantasmas' pero si no leyeron está novela no hay problema porque Victoria nos hace un breve repaso.

En esta secuela, la relación de amistad que mantienen Cassidy y Jacob se consolida. Se conocen sus mañas, sus códigos, como se defienden y se ayudan mutuamente. Es un vínculo tierno con mucho sentido del humor.

Para aquellos que no lo recuerdan o no lo saben, Jacob es un fantasma. De hecho aquí nos enteramos un poquito más de su vida antes de morir.

Cassidy estuvo muerta unos segundos y fue Jacob quien la salvó (sí, como fantasma la salvó) de morir ahogada en el río. Desde entonces la chica puede cruzar el Velo, aquel lugar en donde habitan los muertos que repiten en un círculo sin fin, las últimas horas de vida. Se podría decir que el Velo transcurre en otra dimensión en el mismo escenario en donde caminamos los vivos.

Los padres de Cassidy son investigadores paranormales pero no saben nada de las nuevas habilidades de su única hija. Como firmaron contrato con una productora de televisión, recorren distintas ciudades del globo contando historias de espectros. En el libro anterior estuvieron de gira por Edimburgo, la ciudad más embrujada del mundo, y ahora es el turno de París, la ciudad de la luz que esconde muchas sombras.

Repitiendo la formula, el libro trae una ilustración con un mapa de la ciudad y los monumentos o edificios que visitarán desde esta perspectiva sombría.

El título hace alusión a las Catacumbas de París, una serie de túneles subterráneos que abarcan toda la ciudad y de los cuales, legalmente, sólo están abiertos al público un kilómetro. ¿Por qué el termino Catacumbas? Porque en determinado momento, los cementerios estaban desbordados y no se sabía que hacer con tantos huesos, por lo que se resolvió trasladarlos a estos túneles. Hoy por hoy, albergan unos 6.000.000 de huesos. Incluso hay obras de arte hechas de fémures y calaveras. Es realmente hermoso desde una perspectiva tenebrosa. 

Este escenario se convertirá en el principal junto al hotel en el que se hospeda la familia Blake. La fuerza antagónica residirá esta vez en un polstergeit, un nuevo desafío para el nuevo talento de Cassidy, quien contará nuevamente con la ayuda de Lara, la amiga que conoció en Edimburgo y que la tiene más clara en esto de los fantasmas. Es un novela que se lee rápido, es entretenida, tierna por la relación de los chicos, con sentido del humor y por momentos muy tensa, ya que pese a que el tono sea light por el público al que apunta, el tema de los muertos no lo es. Victoria Schwab ya confirmó que habrá una tercera crónica de Cassidy Blake en la mágica ciudad de Nueva Orleans, en Estados Unidos. Ya me imagino el vudú, el jazz, los pantanos adaptados con la pluma de Schwab. Esto se pone bueno. Sería impensado tiempo atrás que un tema así fuese central en una historia para jóvenes. En lo personal ya quiero leer 'Bridge of souls' (algo así como El puente de las almas) mientras leeré una y otra vez estas dos entregas que ademas de asustar, permiten al lector conocer la parte menos visible de las famosas metrópolis o ¿deberé escribir necrópolis?